Botom de cerrar
*/-->
Panamá, viernes 10, de abril de 2020 | Actualizado el domingo 23, de febrero de 2020 10:55 am

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   am
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Opinión | enero 1, 2012
¿Quién mato a José Antonio Remón Cantera, no fue Rubén Miró

Lo ocurrido el día dos (2) de enero de mil novecientos cincuenta cinco (1955), mucho se ha escrito, mucho se ha dicho, incluso, se han expresado muchas especulaciones de lo sucedido, las que no coinciden, con la realidad de los hechos, a nuestro criterio; en conclusión han pasado cincuenta y seis (56) años del asesinato del Presidente Constitucional, Coronel José Antonio Remón Cantera, magnicidio que ha quedado en la total impunidad.

El show político planificado por una mente totalmente Maquiavélica, conduce a la administración de justicia de la época, como una marioneta, al señalar con el dedo acusador, al entonces primer vicepresidente, ingeniero José Ramón Guizado, el chivo expiatorio de su mismo entorno político,  como el culpable, el autor intelectual del homicidio del Presidente Remón; el tiempo transcurrido han llevado a verdaderos investigadores a exonerar al Ingeniero José Ramón Guizado del magnicidio perpetrado en contra del Presidente de la República de la época, no hay la menor duda que fue un chivo expiatorio.

Ante todo lo ocurrido la preguntas que se imponen son: ¿Quién mató al Presidente de la República, Coronel José Antonio Remón Cantera? ¿Quién o quienes la mandaron a matar?  y ¿Por qué lo mataron? ¿Sería por lo del Paz y Salvo? En el libro “Mayor Alemán Memorias” pareciera decir algo, la conclusión está entre líneas. ¿Por qué decimos esto? Por lo siguiente: En la época antes de la presidencia del Coronel José Antonio Remón Cantera, la oligarquía no pagaba impuesto, no declaraban rentas, lo que motivo imponer un sistema para que todo ciudadano radicado en Panamá, para poder viajar, tenía que contar con Paz y Salvo, el sistema fue importado desde el Perú, por el entonces Ministro de Hacienda y Tesoro,  Mayor Alfredo Alemán, quien al estar de paso por el Perú, procedente de Argentina, hacia Panamá, tuvo que hacer escala en dicho país, al tratar de reanudar su viaje al día siguiente, no pudo realizarlo por no tener Paz y Salvo, tuvo que permanecer varios días para obtener  su Paz y Salvo y reanudar su viaje hacia Panamá.

Al llegar el Ministro de Hacienda y Tesoro, Mayor Alfredo Alemán, consideró conveniente que se implantara ese sistema en Panamá, por lo que le presentó la idea al Presidente Remón, este le respondió: “Mayor, usted quiere que la oligarquía de este país me mate.”  Ante esa repuesta el Mayor Alfredo Alemán, quiso desistir de la idea, pero el presidente lo apoyó con la idea, por ello surgió la Ley No. 2 de 3 de enero de 1953, creadora del Paz y Salvo Nacional, norma al decir del Mayor Alfredo Alemán en su memorias describe como “la que tanta maldiciones e insultos me valió, tanto de día como de noche, a la hora de salida de los aviones del aeropuerto de Tocumen.”  Aquí puede estar la repuesta de la pregunta ¿Por qué lo mataron?

Lo cierto que el día dos de enero de 1955, entre seis y siete de la noche, en el desaparecido hipódromo de Juan Franco, el que estaba ubicado en lo que hoy día es la urbanización Obarrio, se produjo una fuerte balacera, la que mucha gente confundió con cohetes, pero era balas. A pesar de esa balacera, producto de ráfagas de ametralladoras, sólo dos (2) balas penetraron en la anatomía del Presidente Remón, quien se encontraba en el club house de dicho hipódromo con varias de sus “amistades,” entre esa gente no estaba Rubén Oscar Miró.

De acuerdo con la necropsia realizada al cuerpo del Presidente Remón, la primera bala le perforó la vena cava superior, ese proyectil en su recorrido también la perforó la vena aorta abdominal y los riñones, el proyectil penetró del lado derecho con salida hacia el lado izquierdo del cuerpo del presidente Remón; la segunda bala, le penetro en la parte externa del muslo de la pierna derecha a la altura de la ingle, proyectil que perfora la vena femoral. Los orificios de entrada de los dos proyectiles quedaron marcados claramente en la fina guayabera que lucia el señor Presidente ese día fatídico del dos de enero de 1955.

El día de los hechos, en el hospital Santo Tomás, a pregunta que realizó el Sargento de turno de apellido Sáenz, cuando recibía las pertenencias del Presidente Remón, después de ser declarado muerto fue: ¿Por qué esa camisa tenía tantas manchas negras? Las enfermeras le respondieron : ¡eso le corresponde a ustedes investigarlo¡

Parte de las investigaciones que se hicieron, las realizó el doctor Israel Castellanos, cubano especialista en Criminalística, contratado por la comisión que se designó para las investigaciones del crimen del Presidente Remón. Este investigador después de realizar una serie de inspecciones oculares al lugar de los hechos e investigar y realizar una serie de experticias como el establecer la trayectoria de los proyectiles (de esta investigación existe una foto mural que reposa en el Instituto de Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá).

Después de las investigaciones y las experticias realizadas por el Doctor Castellanos, llega a la conclusión de que el asesino del Presidente Remón estaba ubicado a su derecha y la prueba de ello era el tatuaje de pólvora impregnada en la fina camisa que tenía puesta el Presidente Remón, como consecuencia de los disparos realizados a cortisima distancia, casi a quema ropa, esta pieza, la camisa desapareció después, pero olvidaron que a la misma se le habían realizados varias fotografías que mostraban la negrura y los orificios productos de los dos disparos realizados a la anatomía del Presidente Remón.(aquí se responde a la pregunta quien mato al Presidente Remón).

Después que el doctor Castellanos, explicó su teoría, de mucha lógica investigativa, ese mismo día la comisión a la que le rindió el informe, le comunico que tenía dos horas para abandonar el país, el Doctor Castellanos no espero las dos horas de inmediato se dirigió al hotel en donde estaba alojado en la plaza cinco de mayo, en donde estaban sus dos asistentes a quienes le comunicó que perdieran porque el tenía dos horas para salir del país, al retirar sus pertenencias del hotel se dirigió al aeropuerto a esperar el primer vuelo que llegara a Panamá y lo sacara del país. En horas de la madrugada aterrizó un avión de la entonces línea Panagra, el cual abordo con rumbo a Caracas Venezuela, al llegar al sureño país en horas de la mañana, la prensa internacional lo estaba esperando.

Antes de salir con rumbo a Cuba, ofreció una conferencia explicando lo que le había sucedido en Panamá, en esa conferencia de Prensa el doctor Castellanos, manifestó que el asesino del Presidente Remón, estaba sentado a su derecha, que sólo se tenía que ubicar a la persona porque fue la que disparó los dos proyectiles que le causaron la muerte al Presidente, esas declaraciones se publicaron en diferentes medios de comunicación internacional y en especial en la Revista cubana Bohemia, de gran circulación en la época en Panamá. Las ediciones de los meses de febrero y marzo de 1955, no circularon en Panamá, porque fueron recogidas.

Concluyendo, el magnicidio del Presidente José Antonio Remón Cantera, no ha querido ser resuelto, lo que se ha estado señalando que de fue la Cia, la Mafia norteamericana, el narcotráfico, fueron mantas que se tiraron para desvirtuar la verdad de los hechos. El Presidente Remón puso en cintura a ciertos poderosos de la oligarquía que no le perdonaron  que no siguieran viviendo del erario público a como estaban acostumbrados, igual suerte corrieron sus guarda espalda que estaban con él, el día de los hechos. Lo cierto es que uno fue el asesino de Remón, el que estaba a su derecha, la trayectoria de los proyectiles así lo indican y en esa posición no estaba Rubén Oscar Miró. (Aquí se responde por qué mataron al Presidente Remón).


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2020 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados