Panamá, Jueves 24, de abril de 2014 | Actualizado el Miércoles 23, de abril de 2014 7:17 pm

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   am
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Alfonzo Zamorax
Opinión | julio 21, 2012
Electricidad

 Alfonso Zamora/ Las compañías eléctricas se someten al escrutinio oficial para establecer la renovación de sus respectivos contratos, por lo que ahora es el momento de los usuarios de exigir la realización de un gran debate nacional sobre la conducta de estas empresas y sus promesas de eficiencia y disminución de tarifas.

En un país con una memoria corta es difícil hacer evaluaciones de estas empresas; sin embargo, nos preguntamos si han terminado por fin las interrupciones del servicio a lo que respondemos que no, siendo la mejor prueba Panamá Oeste donde son frecuentes los apagones y los daños en los electrodomésticos de los hogares.

De igual manera, debemos censurar la atención al cliente y la ausencia de opciones en los servicios pero nada de eso ocurrió. Quienes tenemos edad, recordamos las condiciones laborales de los funcionarios del IRHE, siempre óptimas con equipos adecuados y de seguridad, algo que las empresas privadas parecen no tener en el mismo nivel.

Aparte del mal servicio que prestan, el comercio y la industria se quejan de estas empresas porque ofrecen una energía cara, por lo que debe comenzar a considerarse otras opciones.

Hace quince años, el Partido Revolucionario Democrático (PRD) y su aplanadora legislativa, aprobó esta privatización de los servicios públicos de electricidad hizo creer a la población con este sería un modelo más eficiente pero los resultados han demostrado lo contrario.

Cuando el general Omar Torrijos tomó la decisión de nacionalizar esta empresa, había previsto el futuro del desarrollo nacional y la necesidad de contar con una producción soberana de energía y la privatización, lejos de abrir más y mejores oportunidades, la cercó y la canalizó hacia otras fuentes, privando al Estado de implementar otras acciones.

Con el modelo actual las quejas son abundantes y provienen de sectores como el hogar, las industrias y los comercios, por lo que sería bueno retomar la discusión sobre el futuro de este servicio y tal vez un escenario favorable sería la producción estatal de energía y la transmisión y facturación dejarlas en manos de grupos privados.

Es importante destacar que hay diversas opciones como la energía eólica, el gas natural, la solar, la hidroeléctrica y otras, solo que el Estado panameño debe aplicar esta fórmula con un sentido de desarrollo y no meramente comercial.

No hay duda que el sector privado tendrá otros criterios sobre este asunto, por lo que urge una discusión nacional sobre el funcionamiento y eficacia de las empresas eléctricas para poder hacer los correctivos necesarios.

  • Rubén

    Nada de esto estuviera pasando si en un principio a el Toro no se le hubiera ocurrido privatizar los servicios de electricidad y teléfono, el agua no la privatizo porque no le alcanzo el tiempo.


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2014 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados