Panamá, Lunes 28, de julio de 2014 | Actualizado el Lunes 28, de julio de 2014 6:18 pm

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   pm
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Cultura, SOCIEDAD | septiembre 12, 2012
Santa Ana: barrio de panameños ilustres
legendario Café Coca Cola de Santa Ana / Foto: Ivania Campbell
Legendario Café Coca Cola de Santa Ana / Foto: Ivania Campbell

AGUSTIN JURADO: En los tiempos de la colonia española, lo que es hoy  el populoso barrio de Santa Ana fue un humilde caserío que estaba habitado por los esclavos negros que laboraban en las mansiones de la aristocracia  y de los c omerciantes adinerados. Algunos esclavos vivían en cuartos ubicados en la parte trasera de las viviendas señoriales, los demás se retiraban al atardecer antes que cerraran la puerta de tierra que separaba a los “adentro de los de afuera.” Por la mañana, al salir el sol retornaban a sus ocupaciones siguiendo la misma rutina.

 Años después que ocurriera la independencia de España, se demolió la puerta de tierra y para entonces Santa Ana había adquirido mayores dimensiones. Se había extendido hasta los terrenos de El Gran illo, los terrenos de lo que luego sería El Chorrillo, Malambo y hasta las faldas del Cerro Ancón. Para entonces, Santa Ana estaba habitada por gente con ideas liberales, que eran los progresistas de la época. Poco a poco fue desapareciendo la barrera que separaba a los de adentro de los de afuera y la ciudad se fue democrtizando.

Hubo dos calles que se caracterizando por ser la cuna de panameños ilustres. En la calle 13 nacieron y se criaron los hermanos Carlos A.  y Juan Mendoza, este último murió con las armas en las manos durante la Batalla del Puente de Calidonia durante la guerra de los Mil Días. Tambien fue hijo del arrabal uno de los panameños más prestigiosos del siglo XIX. Este fue el general Buenaventura Correoso, quien se inició como maestro de escuela en el único plantel de enseñanza que  entonces  funcionaba en ese barrio.

 Luego tomaría parte en las luchas partidarias siempre dentro de las filas del liberalismo y se cubrió de laureles en varios combates y se convirtió en una especie de ídolo al que las multitudes idolatraban. Su esposa, doña Sara era muy estimada en el barrio porque era el angel  b ondadoso que socorría a los menesterosos. En su casa fueron los rezos por el alma del general Victoriano Lorenzo,  fusilado en Las Bóvedas al ser traicionado por sus correligionarios liberales.

 Otro santanero ilustre fue el poeta popular y  genial orador, el doctor  José Llorent quien se hiciera famoso por sus polémicas que sostenía en la llamada Línea de Fuego del parque del parque de Santa Ana con políticos del arrabal, principalmente con el doctor Belisario Porras, que todas las tardes llegaba al parque para confraternizar con los que habían luchado a su lado en la guerra civil.

También tenemos que mencionar al doctor Mateo Iturralde, santanero de pura cepa, médico de los pobres y político liberal de profundas convicciones, quien ha sido injustamente olvidado por las presentes generaciones, al igual que otros santaneros que ayudaron a forjar nuestra nacionalidad, en especial al general Buenaventura Correoso y su esposa Sara.

 Santa Ana era el centro de los carnavales del siglo XIX cuando el pueblo del arrabal era el que celebrab a con su popio pecunio las festividades de Momo. Luego. En 1910, las clases adineradas del Club Union,que al principio se llamaba Club Internacional, tomaron  la responsabilidad de la celebración de estos festejos, siendo la primera reina de esta nueva etapa de los carnavales, Manuelita Vallarino.

El santanero siempre ha sido muy amigo de las fiestas, de los  bailes, de los centros de diversión.  En este barrio, como dato curioso mencionamos algunas cantinas que  datan del siglo XIX y de principios del  pasado siglo.

 Ahora las cosas han cambiado, pero de manera negativa.  Las cantinas con refugio de drogadictos, de ladrones, prostitutas de la peor ralea y no son ni sombra del buen gusto, de la clientela, pobre, pero decente que antes las frecuentaba y del parque, ni se diga, el centro de interesantes debates de gente culta y  de buen gusto, se ha convertido en dormitorio de borrachos y de todo tipo de elementos indeseables.

En este caso si podemos decir como el poea español Jorge Manrique:”Todo tiempo pasado, fue mejor.”


Galería de Fotos
Sin Comentarios

Escriba su comentario


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2014 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados