Botom de cerrar
*/-->
Panamá, Lunes 24, de Julio de 2017 | Actualizado el Lunes 24, de Julio de 2017 2:48 pm

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   pm
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Nacional, Salud | Julio 3, 2017
Diabetes mellitus y sus complicaciones
Un total de 18 mil 248 personas mayores de 40 años han sido censadas en Veraguas durante los 11 censos de Salud Preventiva que se han realizado en este sector del país, siendo que 5 mil 169 son asegurados y 13 mil 79 no aseguradas. En el último Censo de Salud Preventiva realizado en el distrito de Santiago se atendieron mil 40 pacientes, recibieron 2 mil 512 medicamentos, se colocaron 951 vacunas, realizaron mil 924 exámenes de laboratorios, informó la Lcda. María de Soto, coordinadora de REGES de la Caja de Seguro Social en Veraguas. Soto señaló que se atendieron 480 asegurados y 560 no asegurados, 466 varones y 574 féminas. Las enfermedades que han continuado marcando en los censos son dislipidemia, hipertensión arterial, obesidad y diabetes. Con estas atenciones se busca censar a todas las personas mayores de 40 años para conocer el estado de salud de esta población, brindarles la atención y seguimientos a las patologías detectadas. foto/CSS

Es una enfermedad que se caracteriza por la incapacidad del páncreas de secretar insulina (tipo I), o por la incapacidad de las células del cuerpo de utilizar el azúcar en la sangre (tipo II). Esta última es la más frecuente y está asociada a la obesidad.

En el mundo la prevalencia de diabetes en mayores de 18 años es de 8.5%, y se calcula que hay alrededor de 450 millones de personas con diabetes.

La diabetes mellitus es una enfermedad que causa disminución importante de la calidad de vida de los enfermos, y sus familiares, con múltiples incapacidades y disminución de la productividad. La mejor forma de evitarla es practicando un estilo de vida saludable.

Es importante tener en cuenta que puede no dar síntomas hasta que haya afectado otros órganos (complicaciones) y en cuyo caso el diagnóstico sería tardío.

La prevención es la clave para evitar la aparición o retrasar el inicio de la enfermedad y sus complicaciones. Las claves en la prevención son: mantener el peso corporal adecuado; ejercicio físico diario, al menos 30 minutos al día, al menos 4 días de la semana; dieta baja en azúcares simples (bebidas azucaradas y dulces) y grasas saturadas. Ingerir alrededor de 2 litros de agua al día, si no hay contraindicación; evitar el consumo de tabaco y alcohol; exámenes sanguíneos anuales.

Los síntomas clásicos de la enfermedad son pérdida de peso, poliuria (orinar muchas veces al día), polidipsia (mucha sed) y polifagia (comer muchas veces al día).

En Panamá, el censo de salud preventiva ha revelado unas cifras alarmantes de diabetes entre los habitantes mayores de 40 años. Alrededor del 13% de la población mayor de 40 años padece diabetes. Lo importante de este censo es que se están descubriendo personas que no sabían que ya tenían la enfermedad y han empezado a recibir tratamiento para evitar las complicaciones mencionadas anteriormente.

Esta enfermedad afecta los vasos sanguíneos y por lo tanto puede comprometer la irrigación sanguínea de todos los órganos y con el tiempo afectar la función de cada uno de ellos.

Así, por ejemplo, los ojos, la causa más frecuente de ceguera en el mundo (cataratas y daño a la retina). Los diabéticos son más propensos a desarrollar glaucoma. Es por esto que todos los diabéticos deben ir al menos una vez al año al oftalmólogo, aunque no sientan cambios de la visión.

Los riñones son, junto a la hipertensión arterial, una de las causas más frecuentes de daño renal terminal. El primer hallazgo de daño renal es pérdida de proteínas por la orina y eso se detecta fácilmente en un examen de orina (urinálisis) el cual debe hacer una vez al año. Esta pérdida de proteínas por la orina no da síntomas. Todos los diabéticos deben hacerse esta prueba una vez al año.

El corazón. El diabético tiene el doble de riesgo de sufrir de infarto al corazón comparado con un no diabético. Además, el diabético tiene 2-3 veces más riesgo de sufrir enfermedad vascular cerebral (derrame) que el no diabético.

La pérdida de sensibilidad. El daño a los nervios (neuropatía) puede conllevar a pérdida de sensación, por lo tanto, puede no darse cuenta de los golpes y se pueden producir úlceras en las piernas y dedos de los pies. El paciente diabético debe tener mucho cuidado cuando se corta las uñas de los pies. Es imperativo que el médico examine los pies del diabético en cada cita de control.

Otros ejemplos como enfermedades de las encías y caries dentales son muy frecuentes en los diabéticos.

Lo importante de estas complicaciones es que en su mayoría no producen síntomas en sus inicios, y puede una persona creerse sana cuando no lo está. Por eso es imprescindible que acuda una vez al año a su médico de cabecera, aunque no tenga síntomas.

Estas complicaciones se pueden evitar manteniendo un adecuado control de los niveles de azúcar en la sangre, con una dieta balanceada y ejercicios diarios. En verdad, el diabético tiene que tener un control muy estricto sobre su dieta y ser exigente consigo mismo, hacer ejercicios y tener un estilo de vida saludable, ya que de esto depende su calidad y tiempo de vida.

Recordar que todo paciente diabético, a parte de su médico de cabecera, debe ir una vez al año al oftalmólogo.

@mayogastro

Sin Comentarios

Escriba su comentario


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2017 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados