Panamá, Martes 21, de octubre de 2014 | Actualizado el Martes 21, de octubre de 2014 11:33 am

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   am
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Farándula | marzo 31, 2012
Ropa blindada: el último grito
Fotogrfía tomada en enero de 2006 en la que se registró al empresario colombiano Miguel Caballero al mostrar una chamarra blindada durante un desfile en Guadalajara, del estado mexicano de Jalisco. EFE

México, / (EFE).- La mezcla de diseño y seguridad es el secreto del éxito del colombiano Miguel Caballero, que fabrica ropa blindada para líderes políticos como Hugo Chávez, Rafael Correa o Mauricio Funes.

El actor Steven Seagal también es uno de sus clientes. Miguel Caballero, el “Armani” de la ropa blindada, comenzó en este negocio hace 20 años con solo diez dólares y explica que el auge de este negocio “forma parte de una cultura cada vez mayor hacia la prevención”.

Caballero tiene entre sus clientes a líderes políticos como Hugo Chávez, Rafael Correa o Mauricio Funes, además del actor de Hollywood Steven Seagal. Pero no sólo a ellos, aunque no quiere descubrir la identidad de otras personalidades destacadas del mundo de la política y los negocios.

“Hemos sido muy cautos y muy precavidos de no hablar mucho de quienes son nuestros clientes por decisión de ellos, pero sí puedo decir que en México existen muchos políticos, entre ellos candidatos, gobernadores o presidentes municipales”, cuenta a Efe el diseñador. El director comercial de la empresa Miguel Caballero, Alexander Tabares, explica que los partidos mexicanos les hacen pedidos de ropa del color de las fuerzas políticas, y actualmente la demanda ha aumentado por la campaña electoral del 1 de julio próximo.

“Hay personas que compran de ocho a diez prendas formales e informales a fin de pasar desapercibidos en muchos de sus actos (…) sin tener que cambiar su estilo de vestir y de vida”, apunta Caballero. El juez español Baltasar Garzón es otro de los famosos que cuenta con una prenda de Caballero pero fue un regalo del empresario.

“Es una persona a quien admiro mucho”, señala al recordar que le entregó el obsequio “hace algún tiempo”. La amplia gama de diseños, texturas y colores que propone Caballero están distribuidos en tres catálogos de temporada: primavera, verano y otoño-invierno. La oferta de prendas incluye camisetas, chamarras, playeras, chalecos, guayaberas, gabardinas para damas y caballeros, cuyos precios pueden llegar a alcanzar los 2.700 dólares.

Miguel Caballero, que tiene puntos de venta en exclusiva en México, Colombia, Ecuador y Perú, también es capaz de convertir cualquier tipo de ropa en escudo, desde un chaleco de reportero hasta los tradicionales vestidos japoneses llamados kimonos o las jalabiyas árabes.

“Hemos logrado mezclar: diseño, seguridad y moda. No es un tema fácil, pues nos ha tomado mucho trabajo minimizar el grosor de los escudos balísticos que, sin dejar de tener calidad y una gran efectividad, sean totalmente discretos”, explica Caballero en su tienda en Ciudad de México, ubicada en el exclusivo barrio de Polanco. Los diseños de Caballero incluyen materiales híbridos que son integrados en el producto blindado para incorporar confort y protección. Las prendas de vestir están diseñadas con tres tipos de niveles de blindaje, aunque no resisten calibres de armas de alto calibre.

ara evitar los disparos de rifles R-15 o AK-47, conocidas como “cuerno de chivo”, preferidos por los cárteles del narcotráfico y guerrillas, el empresario hace uniformes para las fuerzas armadas de México y otros países, así como los forros interiores de los helicópteros del fabricante europeo Eurocopter. Su más reciente diseño es un escudo para contener balas de medio y alto calibre cuyo peso es menor de cuatro kilogramos y parece un maletín o portatraje.

Este accesorio, presentado a finales de 2011, forma parte de una muestra que Caballero llevará el próximo 24 de abril a la feria Techtextil Norte América 2012 Atlanta, en la que participarán unos 1.000 expertos en diseños, textiles y materiales para prendas de vestir. Caballero asegura que sus diseños tienen un estricto control de seguridad para evitar que lleguen a manos de la delincuencia organizada.

“No le vendemos a particulares, la mayoría son ventas a empresas legalmente constituidas; hacemos una búsqueda en la Lista Clinton para verificar que no son personas involucradas en la delincuencia y cada producto está controlado por un número”, precisa. “Si alguien presta su nombre para adquirir una prenda y vendérsela a otro podríamos darle la información a las autoridades para que lo sigan”, añade. No obstante, el modisto alerta que en Guatemala una empresa desconocida ha utilizado su marca para vender productos similares en algunos países de Centroamérica y que “ponen en riesgo la vida de las personas por su baja calidad”.

Es necesario “destapar esta olla de corrupción y falsificación porque estoy convencido de que con la vida del ser humano no se puede jugar”, puntualiza al lamentar que en esta industria también hay “‘marcachifles de oportunidad’ que sólo crean ropa de este tipo para obtener dinero sin importarle la calidad”.

Otro de los retos de Caballero es desarrollar nuevos materiales para mejorar la calidad de los productos y trabaja con científicos de Colombia y México para encontrar otro tipo de blindajes provenientes de materias primas como fibra de coco, pero “que hoy en día no están completamente perfeccionados”.

Sin Comentarios

Escriba su comentario


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2014 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados