Botom de cerrar
*/-->
Panamá, miércoles 21, de agosto de 2019 | Actualizado el miércoles 21, de agosto de 2019 5:42 am

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   am
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Editorial | diciembre 31, 2011
Slim casi compra una república

El empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, casi compra Panamá con la anuencia del ambicioso ex presidente Martín Torrijos y su Partido Revolucionario Democrático (PRD), que encontraron en este hombre de negocios una fórmula para obtener beneficios, aumentar sus riquezas y buscar consolidarse en el poder.

Durante su último mandato, los ahora opositores atentaron contra la seguridad jurídica de quien por derecho ganado, había adquirido la concesión para construir una hidroeléctrica en Chiriquí y entregarla al magnate mexicano, quien ha hecho una fortuna en su país con beneficios gubernamentales, según afirman sus críticos.

La Corte Suprema de Justicia anuló la resolución que favorecía a Slim y el fallo estableció que fue el gobierno de Torrijos,  a través  la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP),  el que no permitió iniciar las inversiones a quien, en legítimo derecho, le correspondía la construcción de la hidroeléctrica.

Nuestra Opinión

La conducta de los bucaneros del PRD y su desmedida ambición por lograr dinero fácil, les hubiese permitido cometer otras atrocidades jurídicas como por ejemplo, otorgarle la concesión para le explotación minera de Cerro Colorado al poderoso Slim, algo que es conocido dentro de sus círculos.

Pero lo más curioso es que un miembro de la directiva, el abogado Jorge Molina Mendoza, del diario La Prensa, representó a la Autoridad de los Servicios Públicos en el caso en mención  y perdió el caso por negligencia y ahora enfrenta al Estado por el pago de cientos de millones de balboas.


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2019 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados