Botom de cerrar
*/-->
Panamá, domingo 27, de septiembre de 2020 | Actualizado el domingo 27, de septiembre de 2020 5:05 pm

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   pm
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Deportes, Futbol | julio 1, 2014
1-0. Di María y Messi acaban con el suplicio suizo y Argentina pasa a cuartos
Developer La Opinion
[email protected]
Jugadores de Argentina

São Paulo, 1 jul (EFE).- El gol de Ángel di María en el minuto 117 de la prórroga a pase de Lionel Messi puso punto y final al suplicio de Argentina ante Suiza, que estuvo a tres minutos de llevar el encuentro de octavos a la tanda de penaltis.

Argentina, que tendrá como rival en cuartos a Bélgica o Estados Unidos, se estampó ante una notable selección europea liderada por Xherdan Shaqiri, que generó un puñado de excelentes ocasiones.

Pero la Albiceleste, como en el resto del Mundial, tiró de individualidades a falta de juego consistente. Messi y Di María, sus estiletes, se encontraron cuando los penaltis eran irremediables. El rosarino culminó con clase una incursión de la estrella del Barcelona.

El Arena Corinthians, futura casa del popular Corinthians de Sao Paulo, se transformó en una Bombonera del Boca Juniors o en un Monumental de River Plate. El público de la Albiceleste recibió a los suyos con poderosos cánticos.

Los devotos argentinos aguardaban por más obras milagrosas de Lionel Messi. Goles en el 91 o lanzamientos de falta magistrales. La hinchada ya empezó a habituarse en este Mundial a las genialidades del camisa 10.

El alemán Ottmar Hitzfeld puso a cinco centrocampistas y a cuatro defensas que gravitaban en torno del as argentino. Cuatro helvéticos, le rodearon en varias ocasiones. Pocas veces se despegó de esa tela de araña, sobre todo en el primer tiempo.

Con Fernando Gago y Javier Mascherano en la sala de máquinas de Argentina, la conexión con Higuaín o Messi era una quimera. Partida como queda la medular de Argentina, la Pulga no tenía más remedio que bajar a recibir. Pero en el centro del campo le esperada la emboscada suiza.

En una ocasión escapó a ella en los primeros 45 minutos. Como practica en el Barcelona, explotó el juego interior con paredes cortas hasta llegar al punto de penalti. Allí abrió para Ángel di María, que disparó flojo.

El extremo de Rosario estaba a pierna cambiada, en la derecha, después de intercambiarse con Ezequiel Lavezzi.

La inconsistencia argentina la aprovechó el Messi suizo, otro zurdo de 1,69 metros con quilates de fútbol. Xherdan Shaqiri. La joven estrella del Bayern Múnich estuvo en todas. Absorbió el frente de ataque helvético y sirvió dos excelentes oportunidades en el primer tiempo.

Regateó con habilidad a su par y, desde la derecha, sirvió a Xhaka. Con todo a favor, incluso un balón raso cerca del punto de penalti, los pies de Sergio Romero se entrometieron.

La flagrante ocasión hizo saltar los ánimos del público brasileño, que siempre dio aliento a los chicos de Hitfeld, apoyados por pocos hinchas helvéticos en las gradas. La rivalidad regional entre brasileños y argentinos no se olvida.

Shaqiri quería ofuscar a Messi. Por eso, brindó un magnífico pase al ariete Josip Drimic que le puso cara a cara con Romero. El delantero del Nuremberg y el portero argentino estuvieron cada cual peor.

Romero, por quedarse clavado y no salir, y Drimic, por intentar un remate bombeado ante un portero de 1,92 metros que no se había echado al suelo.

Antes del descanso, el central Ezequiel Garay casi conecta un cabezazo al saque de esquina botado por Messi.

Al intervalo, Di María regresó a la izquierda y Lavezzi, a la derecha. Argentina acosó al país alpino. Higuaín cabeceó en escorzo y forzó a Benaglio a una excelente estirada. Leo Messi estuvo a un palmo de derribar la cerca suiza. El poderoso remate se le escapó por encima del larguero.

El lateral zurdo Marcos Rojo engañó a Benaglio. Chutó escorado en vez de centrar. El cancerbero del Wolfsburgo tuvo reflejos para reaccionar a tiempo.

Para entonces Argentina había pasado a combinar mejor y a depender menos de las arrancadas esporádicas de Di María, que se marcó una frívola rabona, y Lavezzi.

Al argentino del Real Madrid le atizaron de lo lindo. A Gelson Fernandes, el verdugo de España en el primer partido del Mundial del 2010, vio una amarilla por una embestida al Fideo.

Dejar un balón muerto en próximo al área grande es casi una sentencia de muerte para cualquier rival. Messi se abrió hueco con su explosivo eslalon y cargó un chute raso que pasó por las piernas de dos suizos. Benaglio, atento, detuvo en dos tiempos.

Suiza estaba cerca de la rendición. No conseguía poner el balón fuera de su campo. Solo Shaqiri intentaba sacar la cabeza con algunos caracoleos en el costado derecho, pero su calidad no encontraba socios de su altura.

Messi, al que se le notó tenso en un empujón que dio al un suizo cuando el reloj se agotaba, volvió a la carga desde la derecha. La marabunta suiza se interpuso. Un libre indirecto suizo cabeceado por Schaer por encima del arco puso punto y final a los 90 reglamentarios.

 

La prórroga dejó al 10 argentino aún más nervioso, que tuvo un roce con Gokhan Inler. La piernas pesaban para las dos selecciones. Ni la entrada del creativo Rodrigo Palacio dio el lustro necesario a los argentinos. Los helvéticos respiraron un poco por el bajón físico de sus adversarios.

Fue entonces cuando Suiza se gustó. Ante un desfondado rival, triangularon en el centro del campo con Shaqiri como maestro de orquesta. Los ‘olés’ del público (brasileño) celebraban ver a Messi, Higuaín y compañía correr detrás del balón.

Argentina quiso resolver antes de la tanda de penaltis. Di María, cuya energía es inagotable, cargó contra Benaglio. El meta voló para sacarla a córner. El jugador del Real Madrid fue quien más se ofreció en el repecho final, cuando nadie tenía aliento.

Messi, cómo no, rompió por el centro y, poco egoísta, abrió para la derecha. Di María ejecutó raso y puso a Argentina en los cuartos en el 117. Aunque Dzemaili casi lleva el encuentro a los penaltis. Su cabezazo dio en el poste. Un libre directo en el 120 puso el nudo en la garganta de Argentina, pero el disparo de Shaqiri golpeó en la barrera.

 

Sabella dice que «el triunfo fue merecido y tuvo que haber sido en los 90 minutos»

El entrenador de la selección argentina de fútbol, Alejandro Sabella, destacó hoy el trabajo de su equipo para superar a Suiza, por 1-0 en la prórroga, en partido de los octavos de final del Mundial de Brasil 2014, aunque señaló que la victoria pudo haberse conseguido en el tiempo normal.

«Merecimos ganar dentro de los noventa minutos, ellos tuvieron dos oportunidades claras en el primer tiempo, pero en el segundo y en el suplementario fuimos superiores», declaró Sabella en conferencia de prensa en el estadio Arena Corinthians, de Sao Paulo.

Para el director técnico argentino, «el triunfo fue merecido y tuvo que haber sido en los 90 minutos» y subrayó: «ganar es lo más importante, para el mundo es casi lo único, pero uno como entrenador tiene que ver otras cosas: la manera, la estrategias para hacerlo».

«El equipo hoy hizo un buen partido contra un equipo muy duro y muy difícil, que se metió atrás», añadió Sabella, para quien el portero Sergio Romero y el defensa Marcos Rojo, jugadores que «eran muy discutidos», consiguieron ante Suiza realizar «un gran partido».

Sobre la labor del equipo, que estuvo a punto de tener que recurrir a los lanzamientos de penalti, Sabella rescató el trabajo colectivo a los 118 minutos para conseguir el gol que resolvió el partido.

«Normalmente soy una persona autocrítica, pero creo que el equipo hizo un buen partido, que cubrió bien los espacios y la jugada de gol vino del quite de un volante, como (Rodrigo) Palacios. Tengo que felicitar a los jugadores y no tengo críticos para hacerles a ellos o a mí», apuntó.

En ese sentido, consideró que en la jugada del gol el astro Lionel Messi tuvo una «posición ventajosa y obviamente un jugador como él en esa posición puede hacer mucho daño. Pero el equipo en su conjunto hizo un partido inteligente, como equipo».

Para Sabella, «una cosa es un Mundial y representar a 45 millones de Argentinos».

Sobre la ausencia en los cuartos de final del defensa Rojo, por acumulación de amonestaciones, el entrenador señaló: «Trajimos un plantel con 23 jugadores para cubrir todos los puestos. Entró Bassanta y es probable que él juegue el próximo partido, pero Rojo jugó muy bien».

Ante una pregunta sobre una final Brasil-Argentina, como «sueñan» los brasileños, el técnico respondió: «El sueño nuestro es trabajar para el próximo partido y mirar la ronda semifinal, no podemos cometer el error de dar dos pasos sin dar el primero».

 

«Messi puede decidir un partido en un segundo», dice Hitzfeld

El seleccionador de Suiza, el alemán Ottmar Hitzfeld, afirmó hoy que Lionel Messi tiene la capacidad de «decidir un partido en un segundo», pero precisó que el conjunto helvético le «hizo la vida difícil» a Argentina, que se clasificó a los cuartos de final del Mundial.

«Fue un partido difícil, pero les hicimos la vida difícil. Se las arreglaron para mantener la calma. Argentina tiene un buen equipo», declaró tras el partido jugado en Sao Paulo.

Hitzfeld elogió el desempeño de su equipo y especialmente el del portero Diego Benaglio, quien neutralizó varias ocasiones del ataque argentino liderado por Messi.

«El equipo ha mostrado un buen desempeño, tácticamente maduro y calmado en situaciones críticas», comentó el técnico suizo, quien destacó el «buen partido» de Benaglio.

El técnico europeo afirmó que a pesar de que Suiza marcó de cerca al delantero del Barcelona, Argentina «no es sólo Messi», y reconoció el trabajo de Ezequiel Lavezzi, Javier Mascherano y Ángel Di María, autor del gol el minuto 117 de la prórroga a pase de la Pulga.

 

– Ficha técnica:
1. Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Federico Fernández y Marcos Rojo (José María Basanta, m.105); Ezequiel Lavezzi (Rodrigo Palacio, m.73), Fernando Gago (Lucas Biglia, m.106), Javier Mascherano y Ángel Di María; Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.
Seleccionador: Alejandro Sabella.
0. Suiza: Diego Benaglio; Stephan Lichtsteiner, Johan Djourou, Fabian Schäer, Ricardo Rodríguez; Valon Behrami, Gökhan Inler; Granit Xhaka (Gelson Fernandes, m.66), Xherdan Shaqiri, Admir Mehmedi (Blerim Dzemaili, m.113); y Josip Drmic (Haris Seferovic, m.82).
Seleccionador: Ottmar Hitzfeld.
Gol: 1-0, m.117: Ángel di María.
El árbitro Jonas Eriksson (Suecia) amonestó a Xhaka, Gelson Fernandes, Rojo, Garay y Di María.
Incidencias: partidos de octavos de final del Mundial jugado en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo ante 63.255 espectadores.

Galería de Fotos

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2020 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados