Botom de cerrar
*/-->
Panamá, sábado 17, de noviembre de 2018 | Actualizado el miércoles 22, de agosto de 2018 4:21 pm

Ultimas Noticias de PANAMA y el Mundo

Hora de Panamá:   pm
Dame le gusta Twitter ico Youtube rss Google +

PUBLICIDAD

Nacional, Salud | febrero 25, 2018
ACTITUD, ¿la brusca en ojo de otro?
El dolor en la parte baja de la espalda. foto/Minsa

Un sistema de salud está formado por muchos componentes, entre los cuales destacan el personal de salud, los pacientes, las instalaciones, los medicamentos e insumos para uso humano y por supuesto la plataforma financiera e informática sobre la cual descansa toda la estructura. Todos estos componentes son, sin duda, muy importantes, pero la actitud del personal de salud y de los pacientes es lo que hace la diferencia entre los sistemas.

En la medida en que el personal de salud tenga más sensibilidad y empatía con el paciente, su reacción a las quejas del paciente (su actitud) siempre irá orientada hacia un trato más humano, y sin duda, se garantizará gran parte del éxito del tratamiento, y que por el otro lado, creará más confianza del paciente (su actitud) hacia el personal de salud.

Lo que realmente necesitamos es la sensibilidad adecuada para percatarnos del sufrimiento de un paciente y al reconocer este, mejorará la empatía con él y seguro obtendrá de nosotros mayor calidez y mejor calidad de atención.

En Panamá, se han mejorado muchas de las distorsiones históricas existentes (abastecimiento, salarios, estructuras, equipos, etc.), pero la percepción de atención de los pacientes sigue igual, ¿por qué? La razón más importante es que no se ha cambiado la ACTITUD, tanto del personal de salud, como de los pacientes que usan el sistema. Es imperativo este cambio para que todos mejoremos. He dicho en muchas ocasiones que la actitud es “la columna vertebral” del sistema, es fundamental mejorar la misma para que tengamos un sistema de salud eficiente.

La mayoría de las quejas que existen del sistema de salud, obtenido por encuestas, son consecuencia de una inexistente relación médico-paciente. Esta relación es la base de la medicina y se fundamenta en confianza y comunicación, ambas son consecuencia de una actitud adecuada. Por lo tanto, insisto, el cambio de actitud, sin duda, sí puede cambiar el sistema de un momento a otro.

Hemos empezado unas campañas sin precedentes, de promoción de salud y empoderamiento del conocimiento de estrategias de prevención, por lo que los pacientes tienen también, que cambiar su actitud ante las enfermedades y empezar a ser parte activa de su cuidado.

No es pues, decir que el sistema está deficiente, es pensar, ¿qué estoy haciendo yo, que soy parte del sistema, que no está bien?, o preguntarme, por ejemplo, ¿qué debo cambiar yo para que se note un cambio en el sistema? Por lo tanto, si logramos hacer ese pequeño cambio en cada uno de los actores, pronostico para Panamá, el mejor sistema de salud de América Latina. La brusca está en el ojo de cada uno de nosotros, no en la del vecino.

Esto además, es cierto para nuestra conducta en todos los aspectos de la vida. Debemos hacer un alto y pensar, cada uno de nosotros, ¿en qué estamos siendo hipócritas con nosotros mismos? y dejar de hacer estas conductas. Solemos pensar que podemos engañar a los otros, pero nunca nos podemos engañar a nosotros mismos. Seamos, pues, honestos con nosotros y ayudaremos al desarrollo de un país, seguramente, uno de ellos mejores del mundo, Panamá.

Exhorto a todos, profesionales de salud, personal administrativo que labora en salud y a los pacientes, a tener mejor comunicación y, con seguridad, disminuirán las quejas hacia el sistema y tendremos un país con mejor salud y en paz.

Miguel A. Mayo

@mayogastro


El uso de este sitio web implica la aceptación de los Terminos de servicios y Politicas de Privacidad.
© Copyright 2018 La Opinión Panamá. La Opinión Panamá Todos los derechos reservados